Filosofía de andar por casa (1ª parte)

Posted on Actualizado enn

Cómo empieza este rollo…

Vamos a ver…, todo manual, libro, compendio o texto escolar que consultemos sobre Filosofía lo primero que hace es desmenuzar esta palabrilla en dos: “philos” que significa “amor” y “sophos” que significa “saber”, así que yo no voy a ser menos. Sumando ambas partes y, a simple vista, puede parecer entonces que el filósofo viene a ser un tipo que “ama el saber”, pero no nos confundamos pues ya veréis que no es exactamente así.

Si bien es cierto que a estos pensadores, que tanto saben, se les llama simplemente “sophos”, o sea sabios, son ellos mismos los que intentan distinguirse de sus compañeros del gremio de sabios según las disciplinas en las que se especializan. Como podéis ver la “especialización” no es un fenómeno moderno sino que ya está presente incluso en la Antigua Grecia. De esta manera, por ejemplo, los sabios que estudian “las cosas de la naturaleza” se autodenominan “físicos” (“naturaleza” se dice “physis” en griego).

Pero es otro gran listillo de la época quien le da a la palabra “filósofo” un significado más práctico. El tipo en cuestión se llama Aristóteles quien, en un ejercicio de humildad, afirma que el filósofo no es de ninguna manera un sabio, puesto que no posee la sabiduría, tan solo la busca. El filósofo es una especie de estudioso de la realidad que se encuentra a la búsqueda y captura de la sabiduría, con lo que el concepto de filósofo hay que entenderlo más como un “buscador de la sabiduría” y no como un “amante a la sabiduría”.

Concluyendo, el sabio es el que “tiene el saber” y el filósofo el que “busca el saber”. ¿Vale hasta aquí?

Viajemos un poco más atrás en el tiempo.

Desde sus orígenes, el hombre interactúa con su entorno, con el ambiente en el que vive y lo hace de dos maneras muy claras: primero con su trabajo (cazando, recolectando, construyendo, reproduciéndose,…) y segundo, conociendo. El hombre primitivo seguramente (y digo seguramente, porque yo no estuve allí para saberlo) solo conoce las cosas como elementos del ambiente en el que se encuentra, elementos que le limitan sin ninguna razón especial, sin justificación. Para él, aquello que ocurre a su alrededor es producto de fuerzas superiores, desconocidas e incomprensibles, por lo que el pobre hombre primitivo se ve a sí mismo como un ser diminuto ante un mundo enorme, poderoso, inevitable y en manos de fuerzas “sobrenaturales”, con las que necesita “estar a bien”.

Poco a poco el hombre domina los recursos, construye herramientas y adquiere habilidades que le permiten dominar a los animales y parte de la naturaleza. ¡La imaginación al poder!… pero, claro, siempre hay cosas desconocidas o cuestiones que no se pueden dominar, con lo que tiene que idear una primitiva religión, unos mitos, con los que justificar su relación con aquellas fuerzas poderosas que son las culpables de todo aquello que no puede explicar (la lluvia, la sequía, el fuego, las plagas, el día, la noche, los terremotos,…)

Me exprimo el cerebro y me frustro

El hombre se observa a sí mismo y se compara con los animales salvajes con los que compite por la comida, y se ve débil, frágil, sin protecciones, sin garras, sin pelaje que le proteja del frío y se tiene que “buscar la vida”. Se mira y se da cuenta que no todo es malo porque… ¡puede hacer cosas!, puede cambiar cosas con sus manos, es capaz de manipular parte de su entorno. Descubre también que puede hacer instrumentos, que puede fabricar armas con las que defenderse y matar. Además, si se agrupa con otros compañeros, la caza puede ser más eficaz y la defensa también. De esta manera, al vivir en grupo, su vida en general es más cómoda y segura, pero se da cuenta también que las reglas cambian, que tiene que aprender a “vivir en sociedad” con todo lo que eso conlleva

Pero aunque se siente cada vez con más poder, puesto que ya domina gran parte de su medio ambiente, también es consciente de que hay otros aspectos que se le escapan, hay otros aspectos inexplicables e incontrolables que se le antojan “mágicos”, por ejemplo los fenómenos meteorológicos que antes os he citado o cuestiones tan humanas como el nacimiento, las enfermedades o la muerte). Ya hay una primitiva diferenciación entre lo que puede dominar y lo que no puede dominar, un anticipo de la futura dualidad “ciencia – magia”, “lo conocido-lo desconocido”, “lo natural – lo sobrenatural”, etc… El hombre siente que cada vez domina más cosas pero le frustra no saber responder a todas las preguntas.

La ciencia en pañales

Fijaos que el hombre ya está desarrollando dos maneras de relacionarse con su medio ambiente, dos maneras que van a convertirse en dos tipos de pensamientos que usa para explicar el mundo que le rodea: por un lado el pensamiento empírico, es decir, el que obtiene de la práctica, del día a día de su vida y, por otro, el pensamiento mitológico, que es aquel que él solito se inventa para intentar justificar lo inexplicable.

A partir de su pensamiento empírico y mediante el desarrollo de sus habilidades, el hombre crea otro pensamiento más específico que utiliza para dominar su mundo, este conocimiento es la Técnica. Mediante la técnica el hombre consigue tener más dominio sobre parte de la naturaleza que le rodea a la vez que consigue independizarse cada vez más de los mitos que ha inventado consiguiendo, incluso, destruir alguno de dichos mitos, por ejemplo el fuego.

Con el tiempo, la independencia que le ofrece el desarrollo de la técnica, le permite al hombre desarrollar otra forma de pensamiento, el pensamiento científico o lo que es lo mismo, la Ciencia. Con la ciencia, el hombre intenta explicar la realidad sin tener que recurrir a interpretaciones mágicas o divinas y es, en cierta manera, el primer acercamiento crítico a la realidad que le rodea.

El hombre ya se pregunta menos “qué es aquello” para preguntarse más a menudo “cómo funciona aquello”. La ciencia le permite al hombre no solamente manipular su entorno sino también saber por qué lo manipula.

¿Se complica un poco todo? Tranquilos… iremos paso a paso.

MhB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s