Detectar la Anorexia Nerviosa en el aula

Posted on Actualizado enn

Me hago eco de un problema terrible que trae de cabeza a un gran número de familias como es la Anorexia Nerviosa.

Por la gravedad del tema me permito la licencia de transcribir este artículo, tomado de la web escuela20.com, con la única pretensión de dar toda la información posible sobre esta enfermedad y facilitar, a los docentes que lo lean, una serie de indicios que permitan detectarla en clase.

Gracias a escuela20.com por su excelente aporte.

MhB

anorexia

 

 ¿Cómo intentar detectar un caso de Anorexia Nerviosa en el aula?

 

A simple vista, puede parecer que es casi imposible detectar un trastorno que tiene que ver con la alimentación en un lugar donde apenas las chicas y chicos se alimentan; sin embargo, hay una serie de comportamientos arquetípicos que deben ponernos en guardia.

Que decir tiene que estas indicaciones son simples orientaciones que pueden ponernos en alarma ante fenómenos “raros” que observemos en nuestras alumnas o alumnos; en todo caso, la labor de diagnóstico y terapia es de un profesional de la psicología clínica.

 

Perfil

El perfil de las chicas y chicos (casos minoritarios y puntuales) es un perfil perfeccionista, rígido y con un rendimiento muy exigente y alto, en general, en los estudios. Son personas perfeccionistas criadas en ambientes autoritarios (aunque no siempre conservadores), excesivamente exigentes, hipercríticos y, así mismo, muy disciplinados y rígidos. El estatus social y económico suele ser medio y medio-alto.

 

¿Por qué? ¿Es una cuestión de delgadez?

Es muy difícil adivinar las causas de la anorexia o bulimia, pero en muchos casos no tiene que ver, directamente, con la delgadez: la delgadez, sin embargo, como meta es una forma de controlar un entorno complicado y muy exigente para ella o para él y hacia la cual puede dirigir su atención sin comprometer, aparentemente, otras áreas de su vida. Es una vía de escape ante tanta auto-exigencia de perfección y tan baja autoestima: colocar la perfección en algo sobre lo que fácilmente puede tener control, como comer.

 

En el aula

Reducción de peso significativa en poco tiempo

– Niñas de entre 8 y 12 años: reducción del ritmo de crecimiento esperado

Actitudes negativas hacia la comida, como saltarse las comidas, estar en tensión, quejarse de una cantidad de comida en el comedor escolar que resulta asimilable e ideal para las demás compañeras o adopción de hábitos dietéticos aleatorios no motivados por enfermedades, intolerancias o motivos éticos claros.

Pautas rituales con la comida, como desmenuzarla en trozos, esconderla o tardar mucho tiempo en comer.

Comentarios auto-despectivos en su círculo de amigas, que se unen a comentarios negativos sobre su rendimiento académico con el profesorado.

En el caso de la bulimia no hay variaciones de peso notables e, incluso, puede haber sobrepeso. No debe confundirse la bulimia con la anorexia purgativa.

Aspecto físico demacrado, palidez, problemas dentales, bolsas en los ojos y falta de vitalidad

– Somnolencia y falta de concentración  

Es interesante conocer la simbología: algunas chicas pro-ana (anorexia nerviosa) llevan pulseras de cuentas de color rojo y lazos rojos en las muñecas; las chicas pro-mía (bulimia nerviosa), optan por el color morado. Aluden a metáforas como “princesas de cristal”, “princesas de porcelana”… y a otros signos de fragilidad muy románticos-decimonónicos

 

 ¿Qué hacer?

1.  NUNCA debe abordarse el tema delante de compañeras y compañeros, sino a solas.

2.  No debemos felicitar a las chicas cuando pierden peso (salvo en casos de logros muy obvios e importantes para su salud, logrados a través de dietas equilibradas o, en todo caso, tratamientos médicos) ni sancionar su aspecto físico con comentarios despectivos hacia su peso o porcentaje de grasa corporal.

3.  Si tenemos serias sospechas de que los comportamientos de una alumna o alumno encajan en un posible trastorno de anorexia nerviosa, debemos contrastar impresiones con nuestros colegas que den clase a la misma persona. En ese caso, el tutor, tutora o cualquier docente que tenga muy buena afinidad con esa alumna deben reunirse en privado con ella junto al orientador/a del centro.

4. En la reunión le comentaremos que la vemos más triste, aislada, que estamos sinceramente preocupadas/os por ella… Si ella misma confirma que tiene un problema, intentaremos convencerla para que se lo cuente a su familia: es difícil que tengamos éxito. Podemos ofrecernos para decírselo a su familia nosotras/os mismas/os; aún en contra de su voluntad, tendremos que hablar con su familia y persuadirlos de la gravedad del problema y de la necesidad de terapia urgente.

5. Desde el punto de vista terapéutico, nada debemos hacer, salvo acoger a la alumna o alumno con cariño y empatía; lo que sí debemos tener muy en cuenta es que en algunos casos requerirá mayor flexibilidad académica y que dicha flexibilidad no es un “privilegio”, sino una necesidad objetiva.

 

El artículo completo se encuentra en:

http://www.escuela20.com/escuela20-educacion-recursos-educativos/articulos-y-actualidad/como-intentar-detectar-un-caso-de-anorexia-nerviosa-en-el-aula_3872_42_5480_0_1_in.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s