Educación Alternativa: otros modos de enseñar y aprender

Posted on Actualizado enn

He traducido del inglés (americano) este interesantísimo artículo de Jerry Mintz (*), en el que se da un buen número de claves sobre educación alternativa, es decir, otros métodos educativos diferentes que existen desde hace años en gran cantidad de paises. EEUU ha conseguido que su educación pública sea desastrosa y lleva muchos años privilegiando la educación privada y elitista, incluso segregadora. Ante la creciente insatisfacción que producen tanto el sistema público estatal como los modelos privados, muchos padres y educadores han buscado alternativas para la educación de sus hijos y alumnos. Otras maneras de  educar y ser educado en las que el ciudadano se convierte en protagonista de su propio destino.

En España muchas de estas alternativas educativas a las que se refiere Mintz  no tienen reglamentación o directamente están prohibidas, puesto que la legislación española, tal como se indica nuestra Constitución, en su ánimo de proteger la educación pública como un derecho de todos, impone que los ciudadanos españoles tengamos que recibir una educación general obligatoria diseñada por los poderes públicos.

En muchos aspectos el sistema educativo español coincide preocupantemente con el norteamericano: sistema educativo burocratizado, “examen-céntrico”, desconectado de la realidad de la población y que siempre mira de reojo y con interés hacia lo privado. ¿En qué espejo nos estamos mirando?

MhB

(*)  Para los que no le conozcan, Jerry Mintz es un profesor norteamericano que lleva más de 30 años defendiendo la existencia de escuelas alternativas. Después de haber trabajado casi dos décadas como maestro en escuelas públicas y haber fundado y dirigido varias escuelas alternativas e independientes, fundó la AERO (Alternative Education Resource Organization) que es la Organización de Recursos de Educación Alternativa. Mintz imparte conferencias por todo el mundo y publica en multitud de revistas y páginas web especializadas en educación alternativa.

Jerry Mintz

 

 

 

 

 

 

 

Jerry Mintz

Los diez señales por las que necesitas encontrar un tipo diferente de educación para tu hijo

Muchos padres no se dan cuenta de que el mundo de la educación ha cambiado drásticamente desde que ellos iban al colegio. Las escuelas y las clases solían ser más pequeñas, las tasas de abandono menores, no se hablaba tanto de la violencia dentro de la escuela, y los maestros no tenía miedo de mostrar afecto a sus estudiantes o de discutir en clase sobre valores morales. 

Por supuesto que, incluso entonces, la escuela estaba muy lejos de ser perfecta, pero al menos los profesores –o como mínimo el director- conocía a cada estudiante por su nombre, algo que es cada vez más raro hoy en día.

En vista del profundo deterioro que sufre nuestro sistema de educación pública, muchos padres, maestros e individuos han decidido que recaiga sobre ellos la responsabilidad de crear alternativas públicas y privadas a ese sistema; y es importante que los padres sepan que ahora tienen otras opciones.

Entonces, ¿Cómo sabemos que es el momento de buscar otro enfoque educativo para nuestro hijo? Estas pueden ser algunas de las pistas:

  1. ¿Dice tu hijo o tu hija que odia la escuela?

Si es así, probablemente algo esté funcionando mal en la propia escuela. Los niños son aprendices naturales, de hecho, cuando son pequeños, casi no se les puede impedir que paren de aprender. Si tu hijo dice que odia la escuela, hay que escucharle.

  1. ¿Le cuesta a tu hijo mirarle a la cara a un adulto, o tiene dificultades para relacionarse con otros chicos, ya sean mayores o menores?

Si es así, tu hijo puede haberse acostumbrado a interactuar sólo con sus compañeros y dentro de su propio grupo –lo cual es una práctica muy común en la mayoría de las escuelas- y con ello se puede perder incluso la capacidad de comunicarse con un grupo diferente o más amplio de niños y adultos.

  1. ¿Crees que para tu hijo son importantes las marcas o ponerse ropa de moda para ir a la escuela?

Esto es indicativo de que está aprendiendo un sistema de valores que prima lo externo en lugar de los valores internos, haciendo que para los niños sea más importante la comparación y la aceptación que los valores más profundos. 

  1. ¿Vuelve tu hijo del colegio cansado ​​y de mal humor?

Es indudable que un estudiante puede tener un día duro de trabajo en cualquier escuela, pero si ese agotamiento e irritabilidad es habitual, es un signo claro de que sus experiencias educativas no le aportan energía sino que le debilitan.

  1. ¿Vuelve tu hijo a casa quejándose de problemas y conflictos que han tenido en la escuela, o sobre ciertas situaciones injustas que ha tenido que soportar allí?

Esto puede significar que la escuela no enseña a sus estudiantes un método de resolución de conflictos y ni de diálogo. Muchas escuelas prefieren que las soluciones a los problemas las efectúen rápidamente los adultos, privándose a los niños de desarrollar la capacidad de discutir razonadamente sobre un conflicto dado.

  1. ¿Ha perdido tu hijo el interés en la expresión creativa, a través del arte, la música o la danza?

En el sistema tradicional, las áreas creativas a menudo son consideradas secundarias respecto de las áreas más “académicas”, y no son fomentadas tan ampliamente. Incluso hay asignaturas de estas áreas que directamente se han eliminado. Esta falta de interés en lo creativo provoca que se pierdan tanto el talento como las habilidades naturales de los niños.

  1. ¿Ha dejado tu hijo de leer o de escribir, y parece que solo le interesa divertirse? ¿Has notado que, respecto a su esfuerzo, hace lo mínimo en las tareas que trae del colegio?

Esto suele ser una señal de que la espontaneidad y la independencia de los estudiantes no se valoran en sus escuelas. Los niños tienen una inclinación natural a dirigir su propio aprendizaje; sin embargo, la presión que sufren los profesores para cumplir a rajatabla tanto con los contenidos de las asignaturas como con el modo de examinar, limita las capacidades de dichos docentes para fomentar precisamente esta inclinación. El resultado puede ser una creciente apatía o desgana hacia temas que antes eran emocionantes y la pérdida de la creatividad. 

  1. ¿Suele tu hijo posponer hasta el último minuto sus tareas?

Esta es una señal de que las tareas no están cumpliendo con las necesidades del niño o de la niña, quizá sea una tarea demasiada pesada o un trabajo rutinario de memorización, que está ahogando en el niño su curiosidad natural.

  1. ¿Vuelve tu hijo a casa contando algo emocionante que le haya pasado en la escuela ese día?

Si no lo hace, tal vez sea porque nada en la escuela es emocionante para él. ¿Por qué la escuela -y la educación- no puede ser divertida, emocionante y un lugar atractivo para el niño?

  1. ¿Os ha insinuado el Gabinete Médico o el Psicólogo del colegio que quizá tu hijo pueda sufrir algún trastorno de conducta, como el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, (TDAH) y que quizá haya que pensar en una medicación para él?

Desconfía de estos diagnósticos y piensa que gran parte del currículo escolar tradicional en estos días se basa en el control de la conducta. Si los requisitos que antes he comentado limitan la capacidad del maestro de involucrar a los estudiantes, si los estudiantes no están motivados para seguir sus propias pasiones y lo único que se les plantea es que se sienten durante cinco o seis horas al día con su atención e interacción personales limitadas, sugiero que es la escuela la que tiene la enfermedad, la llamaré DDE o Desorden por Déficit Educativo… y podría ser el momento en que plantees sacar a tu hijo fuera de esta situación.

 

Si tu hijo ha mostrado algunas de estas características, es el momento para que comiences a buscar una alternativa. Hoy en día, en la mayor parte de este país (EEUU), hay muchas opciones para elegir, tanto en lo público como en lo privado. Por ejemplo, 40 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico han emitido una legislación que permite a grupos de padres y maestros crear escuelas autónomas tipo “Charter” (1), que no tengan que luchar por cumplir con las miles de regulaciones estatales que existen y que puedan crear su propio enfoque individualizado. En la actualidad hay más de 4.000 de ellas. También hay 4.500 “Escuelas Imán(“Magnet Schools”) (2) en todo el país, escuelas públicas que se especializan en un área determinada y que permiten el acceso a estudiantes de un área geográfica más amplia.

Además, hay más de 4.500 escuelas Montessori, basadas en el método educativo diseñado por la Dra. María Montessori, y cientos de escuelas Waldorf, que ponen énfasis tanto en las áreas académicas tradicionales como en las artes. También hay cientos de escuelas alternativas independientes, muchas de ellas que insisten en compartir el control de la misma con sus participantes, en los que padres y estudiantes toman la responsabilidad sobre su propia educación. A estas últimas a menudo se les suele llamar “escuelas democráticas”, “escuelas libres”, o “escuelas de Sudbury” (3).

También muchas de las escuelas públicas ofrecen, dentro de ellas mismas, una gran variedad de programas alternativos. Estos se dividen en dos grandes grupos:

  1. De “elección pública” (“Public Choice”) que son programas que están abiertos a todos los estudiantes de la comunidad. A veces se les llama “escuelas dentro de escuelas” (“Schools Within Schools”).
  2. De “población en riesgo” (“Public at Risk”) que son programas para niños que han tenido una serie de problemas en sus escuelas. Estos programas funcionan con la mentalidad de un “vertedero” de estudiantes. Te aconsejo que te lo pienses muy bien antes de tomar la decisión de meter allí a tu hijo.

 

En este país (EEUU) los padres de más de un millón de niños no se han optado por ninguna de estas opciones y han decidido enseñar a sus hijos en casa. Esto ahora es legal en todos los estados (de EEUU) y no requiere certificación de profesorado.

“Homeschooling” o “educación en el hogar” ha tenido una gran variedad de enfoques.  Algunos pretenden crear la “escuela en casa” con un currículo bastante homogéneo con la diferencia de que los padres pueden enseñar individualmente a sus hijos. Otras familias siguen el plan de estudios diseñado por una “escuela paraguas(“Umbrella School”)  (4); esta escuela ayudará a los padres a crear su propio plan de estudios, o proporcionar su propio plan de estudios básico, la tarea de grado, y ayudar con cualquier forma de informe necesarios. Un tercer enfoque de la “educación en el hogar” sería la llamada “no escolarización” (“Unschooling”)  (5). En este caso los padres basan su enfoque educativo en los intereses del niño y respecto a eso trabajan y no con un plan de estudios previamente diseñado. No obstante, en algunos casos, el currículo se diseña “retroactivamente”, haciendo, al finalizar todo el proceso, un registro anual de las actividades y repartiendo estas experiencias por materias.

Resulta sorprendente que desde que la mayoría de los estados (de EEUU) han empezado a evaluar a los chicos “que se educan en casa”, como grupo, ellos tienen un promedio en un percentil de resultados de 85 comparado con el 50 de promedio de los estudiantes de la escuela pública. En la actualidad hay en el país tantos chicos que se educan en casa (“homeschoolers”) que prácticamente todos ellos forman parte de alguna de estas opciones de educación en casa. En general, las universidades han descubierto que los “homeschoolers” forman alumnos tan buenos que les abren encantados las puertas de sus escuelas.

A medida que más y más padres se den cuenta de esto y elijan estas opciones, esperamos que el sistema tradicional se convierta en aquel que satisfaga las necesidades de un número cada vez mayor de estudiantes. Mientras tanto, no esperes a que cambie el sistema; asume la responsabilidad de la educación de tu hijo. Averigua qué posibilidades tienes y elije lo que sea mejor para tu hijo.

Ninguna de estas 10 pistas, por sí sola, debe inducirte al pánico. Pero ya si has notado la aparición de varias de ellas, deberías plantearte explorar otras alternativas educativas.

por Jerry Mintz

El artículo puede ser visitado en su idioma original en http://www.educationrevolution.org/store/thetensigns/

 

Notas del traductor:

  1. Las escuelas Charter” son escuelas públicas norteamericanas pero administradas de manera independiente del sistema de escuelas públicas. En estas escuelas se pueden experimentar con distintos métodos de enseñanza. Suelen ser organizaciones no lucrativas y no pueden estar afiliadas a ninguna religión.
  2. Una “magnet school” o “escuela imán” es otro tipo de escuela norteamericana muy especializada, que sirve para enfocar a un niño al que le veamos una vocación o inclinación determinada, por ejemplo la música o el arte. En EEUU pertenecen a la educación pública y operan bajo esa administración, pero ofrecen una educación alternativa en áreas en las que el estudiante pueda tener un interés más particular. Suelen impartir un grupo de asignaturas estándar pero ponen su mayor interés en las materias selectivas.
  3. Una “Sudbury school” es un tipo de escuela privada que le debe su nombre a la escuela del valle de Sudbury  (Sudbury Valley School) que se creó en la década de los 60 en Massachusetts. Realmente es una red de escuelas de las que hay medio centenar entre EEUU, Israel, Japón, Holanda, Alemania… entre otros países. En este tipo de escuelas los estudiantes tienen la total responsabilidad de su propia educación, es un tipo educación democrática en la que los estudiantes deciden qué hacer con su tiempo, y en la que no hay un temario previo.
  4. Una “escuela del paraguas” es un sistema de educación alternativa en la que un centro educativo supervisa la “educación en el hogar” de los niños para cumplir con los requisitos educativos que exige el gobierno.
  5. El “Unschooling” es un sistema de aprendizaje no estructurado y respetuoso con el ritmo del niño, en el solamente se le sigue y se le acompaña observando sus intereses pero sin hacer propuestas formativas o académicas que no respondan a la curiosidad, deseos o inquietudes manifiestas del niño.

MhB

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Educación Alternativa: otros modos de enseñar y aprender

    […] de Silicon Valley anunció el jueves que estaba trabajando con una red de escuelas locales charter (1), la Summit Public Schools, para desarrollar software que las escuelas pudieran utilizar para […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s