Educación Superior

Inteligencias Múltiples, Reforma de la Educación Superior y Ética.

Posted on Actualizado enn

Howard Gardner fue recientemente entrevistado por el doctor Marty Nemko para la revista Psychology Today. Los doctores Nemko y Gardner  debatieron sobre Inteligencias Múltiples, Educación, Ética, y sobre los proyectos que nos tiene preparados el Dr. Gardner.

El texto original y en inglés de esta entrevista se encuentra en el blog oficial de Howard Gardner sobre Inteligencias Múltiples MI Oasis o en la  web en la revista Psychology Today .

Es reconfortante pensar que nuestra inteligencia no se reduce a un simple número. De hecho, sobre todo en entornos educativos, la Teoría de las Inteligencias Múltiples es ampliamente aceptada.

En la entrevista de hoy, que es parte de una serie titulada The Eminents [1], hablamos con el creador de esa Teoría, Howard Gardner. Pero no solo hablamos de eso sino de su trabajo actual examinando la Educación Superior en los EEUU y sobre cuestiones éticas de las profesiones, incluyendo la Psicología.

Howard Gardner es Profesor Hobb [2] de Cognición y Educación en la Universidad de Harvard. Recibió una “Beca Genius” de la Fundación MacArthur y títulos honoríficos de 31 Universidades. En dos ocasiones ha sido seleccionado por Foreign Policy and Prospect Magazines [3] como uno de los 100 intelectuales públicos más influyentes del mundo. Ha escrito 30 libros que han sido traducidos a 32 idiomas.

howard_gardner

 

MARTY NEMKO: Hábleme un poco de la Teoría de las Inteligencias Múltiples.

HOWARD GARDNER: La Teoría de las Inteligencias Múltiples nunca ha sido aceptada por la comunidad psicométrica, pero ha tenido una enorme influencia en la Educación en muchas partes del mundo. La mayor parte de mi pensamiento se ha centrado en los usos educativos-individualizar la educación y diferentes formas de presentar los conceptos- criticar propuestas que parecen equivocadas, por ejemplo, describir grupos en términos de sus “inteligencias dominantes”, o la creación de test que pretenden mostrar el perfil intelectual del que los hace.

MN: O sea, que ¿es más una filosofía que algo basado en datos?

HG: No, la Teoría es totalmente empírica, basada en una enorme cantidad de datos recogidos de diversas disciplinas. Pero no es experimental: no se puede hacer un test para demostrar que la Teoría es correcta o incorrecta. Más bien, al igual que otras muchas teorías en campos no experimentales, como la Geología, la Arqueología, la Astronomía, o incluso la Evolución, es una síntesis de datos. Su supervivencia se basa en si se presentan mejores síntesis.

MN: Con el paso de los años, ¿ha cambiado la Teoría?

HG: En su mayor parte, ha resistido la prueba del tiempo. He añadido una inteligencia (naturalista) y he contemplado la evidencia de otras dos más (existencial y pedagógica.) Pero ahora he seguido adelante con otros temas, por ejemplo, examinando la educación superior en varios campus por todo el país y valorando el modo en que podría ser mejorada. Una vez más, el estudio se basa en datos: mi equipo y yo llevaremos a cabo alrededor de 2.000 entrevistas. Nuestros hallazgos serán la síntesis de lo que hemos aprendido.

MN: Creo que un problema central con la educación universitaria, especialmente en universidades investigadoras como Harvard, Stanford, la Universidad de Nueva York, etc., es que mayor parte de la enseñanza se hace por doctores, quienes por temperamento, formación, intereses y recompensas son en primer lugar investigadores. Por consiguiente, emplean la mayor parte de su tiempo y de su energía en probar un fragmento innovador de un campo determinado. En mi opinión, los atributos necesarios para ser un docente universitario realmente transformador diametralmente opuestos a ello. Parecería que la educación universitaria sería superior si existiera una vía separada para la actividad docente. ¿Qué opina?

HG: En las instituciones con las que estoy familiarizado, el progreso y la permanencia se evalúan generalmente en términos de productividad de la investigación, teniendo en cuenta también la evaluación docente y los servicios institucionales. En el futuro, estoy a favor de añadir componentes como “ayudar a los estudiantes a crecer” y “el fortalecimiento de la institución”. La Educación universitaria de Estados Unidos en las artes liberales ha sido admirada justificadamente en todo el mundo. Los ciudadanos con medios tratan de enviar a sus hijos a Stanford o Swarthmore o Skidmore y muchos países anhelan relacionarse con universidades de Estados Unidos, véase Yale-Singapur, Universidad de Nueva York-Abu Dhabi. Nosotros debemos exigir más no solo de los maestros, sino también de los estudiantes, los padres y los políticos. El objetivo de nuestro estudio es señalar el camino hacia la educación superior de calidad en los Estados Unidos y en el resto del mundo.

MN: Su trabajo actual se centra también en cuestiones éticas en el campo de la educación. Aquí hay una en la que estoy particularmente interesado. ¿Es justo para someter a los estudiantes de la nación a todo tipo de instructores? ¿No podrían los estudiantes, ricos y pobres, aprender más en un curso online, altamente inmersivo, interactivo y de ritmo individualizado, impartido de manera diferencial por un equipo de docentes a cargo de un “dream-team” de los maestros más transformadores de la nación y que sería completado por un grupo de discusión presencial?

HG: Inicialmente, hubo un verdadero éxtasis con los MOOCs (Massive Open Online Courses / Cursos Online Masivos y Abiertos): ellos iban a resolver todos nuestros problemas educativos. Luego, vino la inevitable reacción: la mayoría de las personas no acaban los MOOCs, y los que lo hacen, tienden a ser ya gente instruida. Y entonces, no es una buena solución.

MN: Estoy hablando de algo diferente. Estoy hablando de hacer cursos online no sólo disponibles para gente instruida, sino como parte del plan de estudios para todos los estudiantes universitarios. Y debido a que se han desarrollado para servir a toda la nación, podrían ser impartidos por un equipo formado por los docentes más transformadores de la nación o del mundo, apoyados, por ejemplo, por diseñadores en gamificación [4] . Y, como he dicho, que se complementaría con un grupo de discusión presencial.

HG: Los MOOCs ya están disponibles para todo el mundo, sin embargo, como usted indica, tienden a ser completados por personas con suficiente experiencia y motivación. Estoy seguro de que van a mejorar de manera constante y con el tiempo serán habituales. Sin embargo, accesibilidad no es lo mismo que asequibilidad. Crear un MOOC de calidad es costoso, e incluir  debates con docentes cualificados también requiere de recursos. Hasta ahora nadie ha encontrado una forma de educar a bajo coste. La educación es todavía más como un cuarteto de cuerda con poca economía de escala, más que una simple producción de herramientas.

MN: Tengo que detenerme un poco aquí. Si un curso, por ejemplo, de cálculo, fuera desarrollado para servir a los estudiantes de la nación, por no hablar de los del mundo, el coste de desarrollo por estudiante sería amortizado a través de millones de estudiantes y por lo tanto sería mucho más bajo que los cursos genéricos tradicionales.

Volvamos a los psicoterapeutas. Después de todo, esto es Psychology Today. Es difícil controlar suficientes variables para determinar la eficacia de la terapia o incluso la eficacia de una modalidad, por no hablar de la eficacia en las niñas afroamericanas adolescentes con depresión moderada, con un percentil del 40% en inteligencia verbal pero un 70% de la inteligencia emocional, o con un 20% de percentil para cargos de responsabilidad de los que viven en zonas rurales Alabama. Así terapeutas y pacientes terminan apoyándose en una primera impresión para decidir, por ejemplo, si y con qué paciente debe gastarse tiempo y dinero en intentar la curación. ¿Cuál es la obligación ética del psicoterapeuta como individuo y de la profesión en su conjunto, a este respecto?

HG: Soy un psicólogo profesional pero no un profesional clínico y no tengo un conocimiento especial en el que basarme. Dicho esto, nuestro trabajo sobre ética TheGoodProject.org  y mi blog The Professional Ethicis[5] sí ofrece una manera de pensar acerca de estos temas

La manera de tratar con dilemas éticos es crear un espacio común -a menudo llamado un commons [6]– en el cual personas capacitadas pueden describir un dilema, considerar medidas o vías de acción y buscar la mejor solución. Los commons o bienes comunes no acaban con la decisión. Es importante examinar las consecuencias de la decisión, para aprender lecciones positivas y reflexionar sobre las dificultades y los errores para ver si podría tomarse una mejor decisión en el futuro.

Usted ha señalado acertadamente la diferencia entre el individuo profesional y la profesión en su conjunto. Cualquier profesión debe tener normas en torno a la cuestión que usted plantea. Y, en las palabras del gran pensador económico Albert Hirschman, todos nos debemos una cierta medida de lealtad a las normas profesionales. Pero cuando las normas parecen inútiles o improductivas, hay que hacerse oír –activar la voz. Y en el caso extremo de que la profesión y nuestros colegas parezcan remisos a una vía de acción cuidadosamente seleccionada, es necesario considerar la posibilidad de una salida. Por supuesto que, si a sabiendas se violan las normas o las leyes, se tiene que estar preparado para hacer frente a las consecuencias, ¡o para liderar una revolución!

MN: Pronto tendrá 73 años. ¿Qué tiene preparado para el futuro?

HG: Hay preceptos contradictorios que me han guiado durante todo el tiempo que puedo recordar: 1: que viviré para siempre. 2: que moriré mañana.

No veo ninguna razón para alterar esta doble realidad: Aunque ahora estoy más allá del umbral bíblico de los 70, estoy en lo que se ha denominado la “edad del todavía”: todavía enseñando, todavía dirigiendo investigaciones, todavía escribiendo. A esa lista he añadido dos nuevos y bien recibidos calificativos: abuelo y mentor. Trato de cubrir ambas funciones de manera competente.

En cuanto a mi trabajo, esta entrevista ha tratado tres etapas principales.

  • La Teoría de las Inteligencias Múltiples ya ha pasado la adolescencia y la estoy permitiendo valerse por sí misma.
  • Mis colegas y yo hemos trabajado durante dos décadas en temas de ética, buen trabajo y de buena ciudadanía. Nuestros esfuerzos están ahora en compartir lo que hemos encontrado -nuestros conceptos, nuestro marco general, nuestros conjuntos de herramientas – con los educadores, con otros profesionales, con padres, con estudiantes, etc. También estamos buscando colaboraciones productivas con otros individuos e instituciones que compartan estos objetivos. Tengo una deuda especial con Lynn Barendsen, Mihaly Csikszentmihalyi, Bill Damon, Wendy Fischman y Carrie James los cuales han sido los verdaderos colaboradores en este trabajo.
  • Nuestro trabajo actual es un gran estudio nacional sobre las “artes liberales y las ciencias en el siglo XXI.” Estamos estudiando diez campus deliberadamente diferentes. Nuestro maravilloso equipo está dirigido por Wendy Fischman. No estamos listos todavía para dar a conocer nuestros resultados -de hecho, todavía no sabemos lo que van a ser. Así que… ¡permanezca atento!

La biografía de Marty Nemko está disponible en Wikipedia. Su nuevo libro (el octavo) se titula “The Best of Marty Nemko” (Lo mejor de Marty Nemko…)

______________

Notas:

[1] Los eminentes, los destacados. (N. del T.)

[2] Howard Gardner es titular de la Cátedra de Cognición y Educación John H. & Elisabeth A. Hobbs de la Escuela Superior de Educación de Harvard. (N. del T.)

[3] La revista Foreign Policy reconoce a los más eminentes líderes de opinión e intelectuales públicos del mundo en su edición anual 100 Leading Global Thinkers (100 Pensadores Líderes Globales). Entre los homenajeados hay una amplia gama de líderes, defensores, innovadores, artistas, funcionarios públicos, y visionarios de todo el mundo. (N. del T.)

[4] Gamification es un término anglosajón que se refiere al uso de mecánicas de juego en entornos y aplicaciones no lúdicas para potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos. (N. del T.)

[5] El Experto en Ética Profesional. (N. del T.)

[6] Un bien común. (N. del T.)

 

Anuncios